martes, 10 de marzo de 2009

VENUS AS A BOY

Como continuación de la emisión de hace siete días, dedicada al erotismo contemplado desde una perspectiva femenina, Buscando leones en las nubes os ofrece esta semana una versión complementaria del mismo asunto, partiendo esta vez (aunque no del todo, no al cien por cien) de un enfoque masculino. Mantengo, como podéis observar, el guiño björkiano en la denominación del programa, por entender que refleja de un modo acertado la ambigüedad, la intensa confusión, el delicioso desconcierto que tantas veces acompañan al juego erótico.

En la vertiente literaria del programa, he escogido una serie de poemas, escritos por hombres, que tienen como centro a la sexualidad, al amor carnal, al erotismo, a los placeres del sexo, a la intimidad amorosa. Todos los versos pertenecen a un libro esencial, que os recomiendo muy vivamente, titulado Antología de la poesía erótica española e hispanoamericana, que en edición de Pedro Provencio presenta la Biblioteca Edaf de la editorial del mismo nombre. El libro, que se publicó en 2003, es una maravilla, intenso y desbordante, muy instructivo y conmovedor, deslumbrante, repleto de informaciones pero también de emoción, de belleza. Tras un breve pero esclarecedor prólogo, Pedro Provencio, poeta él mismo y crítico literario, selecciona centenares de poemas en nuestra lengua, desde la Edad Media y el Renacimiento hasta la contemporaneidad más actual (hay autores nacidos en 1960), en una muestra completísima de los más encendidos y apasionados versos amorosos de nuestra tradición literaria. Imposible mencionar aquí los más de doscientos cincuenta autores antologados, los cerca de quinientos poemas escogidos; quedaos tan sólo con la referencia del libro (de consulta obligada si la poesía erótica os interesa, si os interesa la poesía, a secas; aunque, permitidme el chiste fácil, no es ‘a secas’ la expresión más adecuada para tal temática) y con los once poetas (algunos muy explícitos y atrevidos, otros algo más recatados y elípticos) que recogí para el programa: Eduardo Lizalde, Luis García Montero, José María Parreño, Mario Benedetti, Tomás Segovia, José Agustín Goytisolo, Jaime Gil de Biedma, Roberto Fernández Retamar, Juan Gelman, Antonio Martínez Sarrión y Pedro Shimose.

El tono normalmente adusto y grave, una cierta rotundidad en la expresión, la desvergonzada osadía que se asocia habitualmente al tratamiento masculino de las cuestiones amorosas, he querido compensarlos en el programa con música interpretada por mujeres -en solitario o al frente de algún grupo- en una sucesión de canciones envolventes, sutiles, íntimas, algo atmosféricas (algunas rozando peligrosamente el chill-out, un género que detesto) que me han parecido las más idóneas para recrear un clima de sensualidad y delicia muy acorde con los placenteros territorios del erotismo. Hemos escuchado así a Zero 7, Fous de la mer, Etro Anime, Sweet Coffee, Pauline London, Randy Crawford, The Dining Rooms, Morcheeba, Jazzamor, Zero Nöel y The Thievery Corporation.

Nuestra ya habitual sección de vídeos os ofrece un par de piezas excelentes directamente relacionadas con el motivo central de la emisión. La primera, una reliquia, el Je t’aime... moi non plus, en una grabación de hace cuarenta años, del 69 (¡ejem!), con una jovencísima y muy guapa Jane Birkin y un también joven pero irremisiblemente feo, ya entonces, aunque atractivo, Serge Gainsbourg. Una delicia. La segunda es la intensa Sexual healing, un clásico de Marvin Gaye, en una versión, algo menos tórrida que la original, grabada en directo (con no demasiada calidad) en algún festejo más o menos hollywoodiense (la entrega de los Grammys correspondientes a 1983: podéis encontrar entre el público, si os fijáis, a un Elton John con canotier; así se quedó calvo: no se destocaba ni en los saraos).








Venus as a boy

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Aun a riesgo de ganarme alguna que otra regañina (que seguro recibiré y que seguro también, merezco….), me quedo con el programa anterior y el “deseo” y la "carnalidad" desde el punto de vista femenino, tanto en su expresión musical como literaria (en fin, no puedo renegar de mi género…) Reconozco y agradezco, no obstante, el esfuerzo al elegir y la calidad indudable de los poemas seleccionados (no tanto en la vertiente musical, salvo alguna que otra excepción, lo siento) De todos modos, volveré a escuchar el programa, a lo mejor es cuestión de insistir. El programa anterior fue soberbio, redondo, tal vez insuperable… Éste me ha sabido a poco…. Gracias de todos modos, Alberto, como siempre……..
Kili

Anónimo dijo...

Comenzaba a oir por segunda vez este programa cuando aparecía otro . Aún no he podido escucharlo-presiento que será duro-.
Ya ves, esta semana , a pesar del desbordamiento laboral que tienes,no podías dejar pasar de largo a aquello que nos conmovió a todos.Gracias por tu recuerdo(lo contrario me hubiera sorprendido).
Bien, pues al hilo de quien me precede....
Estoy con Kili.¿será que las mujeres esperamos más de ellos?.
Haré más repasos por si acaso.
Alberto, como siempre,todos son bienvenidos.
Saludos. María

Belén dijo...

hola, me estreno en el blog para compartir contigo y con todas y todos los que te leen, palabras de un libro que me fascina: "los labios del agua"... siempre he pensado que podía estar escrito por una mujer aunque su autor sea Alberto Ruy Sánchez... os animo a que leías algo de él, de su mundo del deseo, de Mogador.
http://www.angelfire.com/ar2/libros/fragmento.html
que disfrutes, que disfrutéis
Bsks
Belén

Anónimo dijo...

Estoy con Kili, creo que el mejor fue el de la semana anterior... auque esta vez he cerrado la puerta ya que puede "haber ropa tendida" no vaya a ser que haya oídos sensibles al hilo de la narración. jejejejeje.Lo digo por los niños. En más de alguna ocasión me han comentado "papá... ya estás con los leones". Ha propósito el 19 de marzo es el día del padre... Alberto ¿hay algo para nosotros?

Ansío el encuentro

Alberto San Segundo dijo...

Lo siento, chicas, si no os gusta el erotismo masculino... eso os perdéis...
En fin, es broma, sé que os referís al programa... ¡qué le vamos a hacer!, no se puede gustar a todo el mundo siempre. Por otro lado, deberíamos (yo el primero) desdramatizar un poco, a fin de cuentas no es para tanto, se trata sólo de un programa de radio... todos los días se hacen cientos en decenas de emisoras... no se puede pretender hacer una obra de arte (emotiva, intensa, apasionada, bellísima) en cada nueva entrega. Es, claro, una aspiración, pero soy consciente (imagino que vosotras también) de que no siempre se logra lo que se pretende. De modo que no olvidemos (todos) que Buscando leones en las nubes es también -o sólo- el resultado de mezclar unas pocas canciones y algunas palabras con el fin de entretener una hora nocturna, algo modesto y sin pretensiones. En fin...
Por lo demás, gracias, Belén, por tu primera aparición en el blog y por el enlace recomendado. A ti, Alberto/Ansío el encuentro, déjame decirte que me temo que no habrá programa para los padres, al menos esta temporada, aunque la idea me parece sugestiva y ya la estoy rumiando para otros cursos. Gracias... Muy emocionante también, me ha impresionado, eso de que tus hijos te digan 'papá... ¿ya estás con los leones?'... ¡qué bonito!

Anónimo dijo...

Por lo que veo, vamos creando "escuela". Parece que nuestros hijos están "pendientes" también de este programa.Me alegro, Alberto/Ansío el momento.
Un saludo.María
P.D. estoy segura de que el próximo curso,en el "día del padre"nos sorprenderá Alberto ...¿Cómo puede realizarse una emisión de Buscandoleones...para dicha fecha?

Anónimo dijo...

Muchacha imperfecta busca hombre imperfecto
de 32, exige lectura
de Ovidio, ofrece: a) dos pechos de paloma,
b) toda su piel liviana
para los besos, c) mirada
verde para desafiar el infortunio
de las tormentas;
no va a las casas
ni tiene teléfono, acepta
imantación por pensamiento. No es Venus;
tiene la voracidad de Venus.

Alberto San Segundo dijo...

Precioso, también, este poema de Gonzalo Rojas. Te lo agradezco (me despiertas, igualmente, la idea de hacerle algún programa de homenaje... será ya la próxima temporada).

Gracias.