miércoles, 3 de diciembre de 2008



TOM WAITS. PRIMEROS 'CLÁSICOS'

Hace unas semanas os anticipé el inicio de una serie de programas dedicados a Tom Waits con ocasión de su entrada en el sexagésimo año de su vida. El próximo 7 de diciembre, el -para mí-genial cantautor californiano cumple 59 años y con esa muy frágil excusa Buscando leones en las nubes quiere ofrecer, a lo largo de todo un año, hasta el 7 de diciembre de 2009, cinco o seis emisiones (sobre la marcha iré concretando su número exacto) dedicadas a mostrar (en textos y canciones) el particular universo de uno de los más destacados protagonistas de la escena musical contemporánea.

En el programa de este lunes han salido al aire algunas canciones magníficas, algunos de los primeros 'clásicos' de Tom Waits, correspondientes a la etapa inicial de su carrera, editados entre 1973 y 1980 en el sello Asylum. Se trata de auténticas joyas, piezas inolvidables que ya están en la historia de la música popular del siglo XX: Martha y Ol'55, del álbum Closing time, de 1973; The ghosts of saturday night y The heart of saturday night, del disco con este último título, publicado en 1974; Tom Traubert's blues y The piano has been drinking, que aparecieron en 1976 en el disco Small change; Burma shave, del álbum Foreign affairs, de 1977; Blue Valentines, extraída del disco casi homónimo (Blue Valentine) de 1978; Ruby's arms, de Heartattack and wine, de 1980. La mayor parte de ellas fueron recopiladas en un disco posterior, The Asylum years, que en 1984 recogió lo mejor de esta muy fecunda etapa de debut de Tom Waits.

Para acercaros mejor el mundo de Tom Waits, el programa os ofrece, antes de cada una de las canciones, sus personalísimas letras (en traducción de Alberto Cajal, para la editorial Fundamentos), unos textos en los que están presentes todos los emblemas que describen, que definen el territorio del cantautor (por cierto, la mayor parte de sus canciones, a partir de 1980, fecha en la que la conoció, están concebidas en colaboración con su mujer, Kathleen Brennan, con la que sigue veintiocho años y tres hijos después). Por ellas deambulan prostitutas perdidas en una existencia carente de esperanza, soldados borrachos, vagabundos sin futuro, enanos de circo, turbios traficantes de droga, lamentables camellos, bailarinas de a diez centavos el baile, policías corruptos, repartidores de pizza, camareras de pelo teñido y uniforme desgastado... e inmigrantes mexicanos y proxenetas y tatuadores profesionales y boxeadores sonados y barrenderos y encargados de gasolineras y solitarios amarrados a la barra de un bar y saxofonistas que arruinan su vida en escenarios míseros tocando ante la indiferencia de tres o cuatro parroquianos ebrios y repartidores de periódicos y jugadores de billar y corredores de apuestas y pobres hombres que labran su imposible porvenir jugándose el alma con los dados marcados... perdedores todos, tristes perdedores, gentes sin futuro, despojos nocturnos, ruinas humanas...

Y el paisaje por el que desfilan todos estos espectros es también muy reconocible, muy de Tom Waits: bares de noche, todo tipo de bares, cervecerías malolientes, garitos infectos, clubes sórdidos, tugurios repletos de borrachos, drugstores mal iluminados por la última luz de una noche de derrota, y también gasolineras, carreteras, luces de neón, callejones oscuros y semáforos y gimnasios y cines de serie C y cárceles y parques de atracciones fuera de temporada y trenes de mercancías sin destino conocido y emisoras de radio que suenan en la madrugada... y máquinas de café y expendedoras de tabaco y navajas y pistolas y peleas y botellas rotas y mugrientos billetes de dólar... y desvencijados moteles de carretera y urinarios públicos y aparcamientos siniestros y coches de segunda mano y miserables hoteles por horas a los que chiquillas de cuerpos huidizos y apenas formados conducen a individuos de torvo semblante y burdeles de tercera con sábanas gastadas por sus múltiples usos...

Pero detrás de todo ello... la ternura, el amor, la belleza, la melancolía, la esperanza, la ilusión, el deseo... la poesía, la inmensa poesía que aflora en la voz desgastada, en la voz quebrada y áspera de un artista genial. Os dejo aquí el enlace a una página con decenas de vídeos de actuaciones de Tom Waits. Os dejo igualmente, para cerrar por hoy esta entrada al blog, su interpretación de Tom Traubert's blues, que también encontraréis en el programa.



video




Tom Waits. Primeros ‘clásicos’

5 comentarios:

María dijo...

Jo,!15 días sin leones!...!menos mal que nos has dejado a Waits, sus videos...
Por otro lado estoy convencida de que,con tanto tiempo por delante,serás capaz de sorprendernos aún más de lo acostumbrado.
!descansa, disfruta!... estaremos a la espera.
Una sugerencia: ¿qué tal un programa sobre escenas que te hayan conmovido en el cine? ¿y,sus diálogos y sus músicas?.Hay bastante documentación sobre ello. Podrías abrir un debate en el blog, pedir sugerencias y encontrar una manera personal de hilarlas.Supongo que quienes escuchamos este programa tenemos ciertas afinidades y gustos.Ya me dirás .
Saludos. María

Anónimo dijo...

Hola María

Creo recordar que ya salió un programa relacionado con el cine.

Saludos

Alberto San Segundo dijo...

Hola a todos. Cada año, coincidiendo con la ceremonia de entrega de los Oscars de Hollywood, dedico un programa al cine. Así será también en 2009, en la emisión del 16 de febrero, el lunes inmediatamente anterior a la noche del domingo 22 en que tendrá lugar la octogésima primera edición de la entrega de los premios.
¿El contenido del programa?... habrá que esperar hasta entonces...
En próximas entregas de este blog iré 'colgando' algunos de los programas cinematográficos ya emitidos en 'Buscando leones en las nubes' (no olvidéis que esta es la décima temporada... ha habido emisiones dedicadas a casi todo... ¡mantened la calma!... irán apareciendo poco a poco)

María dijo...

Esto de ser"nueva oyente" u "oyente desde esta temporada",dice mucho de mi ignorancia:¿cómo podía pensar que no hubieras tocado el cine?.El caso es que lo intuía pero mi propuesta es participativa(si no me he explicado mal),abierta a los oyentes ,dejándote, eso sí,el hilo conductor y la selección final a tu interpretación.
Me encantará escuchar esos programas.
P.D.esta noche he visto "Bella"...no la dejeís pasar.
Saludos.

Alberto San Segundo dijo...

Gracias, María, por tus siempre amables intervenciones. Prometo un juego 'participativo' para la vuelta de Navidades.