martes, 30 de junio de 2009

EL MISMO MAR DE TODOS LOS VERANOS

Tomo prestado el título de la magnífica novela de Esther Tusquets, lleno de resonancias y evocaciones, para encabezar la última entrega de Buscando leones en las nubes por este curso. En estos días veraniegos, de descanso vacacional, el mar es para mí la esencia de la vida deseada: sol, calor, cielo azul, el murmullo incesante de las olas, la maravilla de un pescado a la plancha y un vino blanco helado, la emoción de una buena compañía: todas esas manifestaciones, impregnadas de una inocencia primordial, retazos de una especie de paraíso primitivo, natural, muy sencillo, hecho de deseo y exaltación, de pereza y carnalidad, de sensaciones elementales, no pasadas por el filtro de la razón: la arena caliente, el agua fresquísima, el lujo de los sentidos, los cuerpos quemados por el sol, el tenue rastro de la sal sobre las pieles morenas, en fin… todos esos placeres modestos y sin embargo inconmensurables.

He querido, por todo ello, dedicar el programa al mar, por segunda vez en la historia de Buscando leones en las nubes (la primera fue hace muchos años, en noviembre de 2002, con ocasión de la terrible tragedia del Prestige; la semana próxima os ofreceré ese programa, ya sólo aquí, en el blog, las emisiones en directo han finalizado y no vuelven hasta el curso próximo). Y así, he escogido poemas y canciones en los que el mar es protagonista, de un modo directo o como metáfora versátil. Los poemas fueron escritos por Ángela Vallvey, Juan Manuel Villalba, Almudena Guzmán, Alexis Díaz-Pimienta, Martín López-Vega, José Mateos, Andrés Trapiello, Felipe Benítez Reyes, Álvaro Salvador, Miguel Sánchez Ostiz, Javier Rodríguez Marcos y Emilio García Montiel. Las canciones las interpretaron Isobel Campbell con Mark Lanegan, Souad Massi, Morcheeba, The Be Good Tanyas, Cesaria Evora con Marisa Monte, KT Tunstall, Silvia Comes con Lidia Pujol, Márcio Faraco, Coralie Clément, Mia Doi Todd, Richard Hawley y Eleni Karaindrou.

Aprovechando que una de las canciones del programa es la magnífica The sea de Morcheeba, y dado que se trata de un grupo que siempre me ha entusiasmado y que ha aparecido en Buscando leones en las nubes desde sus primeras emisiones, la sección de vídeos de esta semana está centrada en exclusiva en el grupo de los hermanos Godfrey. Gran festival Morcheeba, pues. En la mayor parte de los casos con la estupenda Skye Edwards al frente. Su marcha, hace unos años, ha dejado a Morcheeba sin su magia y sus dos últimos discos, salvo alguna pieza aislada, son más bien insustanciales. Podréis ver (en un nuevo y desmesurado exceso muy mío) The sea en directo, Otherwise, Rome wasn’t built in a day, Be yourself, Undress me now, Blindfold, World looking in y Wonders never cease, esta última con Daisy Martey en la voz principal.

La muy sugerente foto que acompaña esta entrada, mar y nubes, la he extraído de www.fijaciones.org, una página repleta de fotografías excepcionales debidas a Marta Pereyra.





El mismo mar de todos los veranos

7 comentarios:

Víctor Núñez dijo...

El mar, siempre me acaba atrayendo, no sé si es el azul reflejo del cielo, sus olas, el horizonte, ese olor o el movimiento constante, el devenir, su efecto erosionador o esa visión de una buena puesta de sol "apagándose" en sus aguas saladas.

Felices vacaciones a todos los que puedan disfrutarlas y a los que no, ya vendrán tiempo mejores con mares reposados.

Saludos!

Alberto San Segundo dijo...

Gracias, Víctor. Felices vacaciones también para ti, aunque durante el verano iré dejando programas antiguos para alimentar el blog y por si a alguien le pueden interesar.

Un saludo a todos

Anónimo dijo...

Hola a todos!!!
Vacaciones o no, las noches de verano me encantan!! (no tanto el mar). Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid... os cuento que en Valladolid hay un Ciclo de Conciertos "Música del Alma" en el Patio de la Hospedería de San Benito http://www.conmdemusica.com/noticias/LAS-NOCHES-DE-SAN-BENITO-DE-VALLADOLID.html

Aún pillamos a Eleftheria Arvanitaki o Seal...
Buenas vacaciones a los que podáis disfrutarlas, los que no podemos aún... pues reescucharemos tus programas Alberto, y buscaremos estas noches.

Saludos.
Ítaca

Alberto San Segundo dijo...

Hola, Ítaca

Gracias por los comentarios, por la referencia de los conciertos vallisoletanos y, sobre todo, por la buena disposición (ese 'reescucharemos tus programas' tan gratificante para mi ego... en fin...).

Disfruta de las noches veraniegas... (intentaré contribuir dejando aquí algunas emisiones antiguas... pero donde esté el frescor de la brisa en una calle, un concierto bajo la luna, una copa ligeramente embriagadora en una terraza, una compañía estimulante... que se quiten los leones...).

Hasta pronto

Anónimo dijo...

Pues sí, tienes razón Alberto. Sobre todo en lo de la "compañía estimulante", a ver qué tal se nos da este veranito, jeje!!

Ítaca

Anónimo dijo...

Hola a todos!!!
Yo también quiero desearos el mejor de los veranos posibles...con mar de fondo, con noches de música y lunas llenas, con compañías estimulantes en terrazas (o donde sea),con lecturas para emocionar.... sea como sea, dependerá siempre de nosotros como esa "tormenta" de la que hablaba Murakami...el cielo limpio, el sol, el olor estival ya son suficientes elementos para llenar los sentidos !!aprovechémoslo leones y contémonoslo siempre que podamos en este blog!!.
Para los de mar adentro, para los de río... nos quedan (en Salamanca) cuentacuentos, jazz en la calle (por cierto, magistral Sydney Ellis en Santo Domingo, espectacular ese escenario en una noche cálida con torres al fondo)y florilegio.
Invito a ,quien desde fuera, quiera acercarse (apúntate Ítaca, estás al lado) a quién como yo no saldrá de vacaciones: habrá alguna manera de pasar nuestros correos particulares.
Y... para el maestro, para el muy honorífico maestro, hombre que (aunque ya mayor)sigue haciéndonos sentir como adolescentes, quien nos estimula a la dicha de soñar tras haber soñado, el que nos transporta cada semana a citas inconfesables tras hacernos imaginar mil situaciones posibles porque él también las ha imaginado . !!Ah, todo se pega, !cómo contagias, chico!!: bienvenidos sean esos antiguos programas, el que te preocupes de seguir presente hasta nueva programación.
!Carga pilas, respira hondo, descarga tensiones.... disfruta de lo que te ofrezca el día, tú que no tienes horas suficientes durante el curso!,!merecido con demasía lo tienes! en fín....la dicha de sentirse dichoso.
Que sea así para todos,allí donde estemos, llevados por el estigma "leonil" que nos caracteriza.
Un beso a todos. María

Alberto San Segundo dijo...

Estupenda entrada, María. Como siempre, gracias.