martes, 15 de septiembre de 2009


LEONARD COHEN A MIL BESOS DE PROFUNDIDAD
La segunda entrega de nuestra serie de homenaje a Leonard Cohen salió al aire ayer en un programa que recogió canciones de sus dos últimos discos de estudio, Ten new songs, de 2001, y Dear Heather, de 2004. Para mi gusto, y pese a las pésimas críticas recibidas, ambos álbumes contienen al menos seis o siete canciones formidables, que no desentonan entre la restante discografía del genial cantautor, y algunas de ellas, como In my secret life, Alexandra leaving, Boogie street o A thousand kisses deep, están llamadas, incluso, a convertirse en clásicos y a perdurar sin duda en la memoria de varias generaciones de aficionados a la música.

En la emisión de ayer os ofrecí, como es costumbre en este tipo de programas, la traducción de las letras de las canciones radiadas. En esta ocasión he optado por versiones algo artesanales, dejando de lado las recreaciones de Alberto Manzano que aparecieron -tan sólo cuatro o cinco canciones- en un curioso poemario de Leonard Cohen, Libro del anhelo es su título, que recoge muchos versos, algunas canciones y bastantes dibujos del cantante y poeta canadiense y que la editorial Lumen publicó en España hace tres años. En cualquier caso, las versiones emitidas de los textos de Cohen son naturalmente discutibles; por poner un solo ejemplo de las complejidades que entraña la traducción y de las interpretaciones absolutamente contrapuestas que de un mismo texto ofrecen sus diversos traductores y, en consecuencia, de la relativa validez de cualquiera de ellas, baste decir que en Alexandra leaving, basada con toda nitidez (pues los paralelismos son evidentes y van más allá de la mera cita) en un poema de Cavafis, El dios abandona a Antonio, Alberto Manzano traduce en todo momento la Alexandra del título por la Alejandría, nombre de ciudad, del poema cavafiano; yo, en cambio, he optado por Alexandra, nombre de mujer, creo que de un modo más consecuente con el sentido último de la canción.

En la habitual sección de vídeos os ofrezco, al igual que hace siete días, un buen número de ellos; en este caso son cinco, vinculados a las canciones del programa. En primer lugar, In my secret life, grabada en Londres en 2008, con un protagonismo destacado de la magnífica Sharon Robinson, en una grabación de inmejorable calidad. A continuación, By the rivers dark sonando sobre una sucesión de fotos de esta reciente y ultimísima gira. El tercer vídeo es también un montaje, con fotografías bastante interesantes, que aparecen como fondo para The faith. Del mismo modo podréis escuchar el A thousand kisses deep que da nombre al programa de ayer, deslizándose entre algunos destacados y conocidos cuadros de Dalí, Y, para finalizar, de nuevo Sharon Robinson, ahora cantando en solitario la estupenda Boogie street en un concierto de este año en Lisboa.




Leonard Cohen. A mil besos de profundidad

9 comentarios:

Víctor Núñez dijo...

Grandes textos y enormes temas de L. Cohen, que cada vez me gusta más...

Saludos!

Alberto San Segundo dijo...

Me alegra, Víctor, que te guste Leonard Cohen... ¡¡¡prepárate a disfrutar de los dos próximos programas!!!... ¡¡¡llegarán cargados de sorpresas!!!

Un saludo

Anónimo dijo...

Comienzo ahora a escuchar el programa desde el blog y... tengo que parar. En mi vida secreta... ¡vaya! ¿será este momento de mi vida en que la escucho? Estoy emocionada.
Realmente paso mis días moviéndome para cruzar las fronteras de mi vida secreta... No es sencillo, hace frío...uf!!!
No sé como decirlo, hay tantas cosas de la canción en mi vida, en mi vida secreta...

Voy a seguir escuchando el programa.
Gracias, gracias. Ha sido un regalo en este sábado que pasa rapidísimo... En esta vida en la que está mi vida secreta, en, en... en yo qué sé. No tengo palabras...

GRACIAS

Anónimo dijo...

Sí, comparto lo anterior. Pienso: mi vida y mi vida secreta, ¿quién soy de verdad?... ¿soy realmente quien soy? ¿me atrevo a serlo?...

En fin...

Anónimo dijo...

Dices¿soy realmente quien soy?.....Acaso crees que alguien sabe quien es?..............somos y hacemos lo nos parece esperan de nosotros,lo que creemos la sociedad nos demanda,pero si no tuvieramos miedo al riduculo,al rechazo..seriamos otros.Eso solo lo hacen los borrachos,los marginales y gente asi,que se atreve.......
nueve

Anónimo dijo...

No sé si sé quién soy, sólo que me planteo estas preguntas, que a veces me obsesionan... No sólo los borrachos se atreven...
Qué es marginal?, ¿quién es marginal?

Anónimo dijo...

A cambiar el título del blog: "Buscando filósofos en las nubes".

Una que llevaba un tiempito sin pasearse por aquí y, perpleja, se encuentra con estos comentarios...

Anda qué...

Saludos para el artífice del blog

Anónimo dijo...

Pues ... qué decir...
Cada uno siente lo que siente y de eso se trata. Además cada uno profundiza lo que quiere o hasta donde su cabeza le lleve.
¡No hace falta cambiar el título del programa!, ¡apórtanos algo!
Estaré esperando

Alberto San Segundo dijo...

¡¡¡¡Haya paz!!!! ¡¡¡¡Disfrutad de Leonard Cohen!!!!

Gracias a todos