martes, 8 de septiembre de 2009


LEONARD COHEN. ALGUNOS ‘CLÁSICOS’ DESDE LA TORRE DE LA CANCIÓN

El próximo 21 de septiembre, Leonard Cohen cumplirá 75 años. A lo largo de de este mes, durante cuatro lunes consecutivos, Buscando leones en las nubes va a dedicar sus emisiones al genial cantautor canadiense. Coincidirá así, además, nuestro homenaje con las últimas fechas de la extensa gira que el artista está realizando, a lo largo del verano, por toda España. Yo pude verlo y escucharlo en un magnífico concierto en León, el 31 de julio. Pero los escenarios de Vigo, Palma de Mallorca, Gerona, Madrid, Granada, Bilbao, Zaragoza, Valencia y Barcelona, en donde actúa el mismo día de su cumpleaños, han contado -o contarán- con su presencia luminosa e intensa.

No me extenderé en la glosa de la figura de Leonard Cohen; tanto su biografía como su obra, poética y musical, son debidamente conocidas por todos, de modo que un simple enlace a la wikipedia me permitirá soslayar esos comentarios. Os daré noticia, tan sólo (os anticipo que mi aterrador panorama laboral para este curso, permite aventurar unas entradas del blog más bien ceñidas y austeras), de la estructura que he elegido para la serie, de la lógica que engarzará estos cuatro programas. El hilo conductor es sencillo: mostrar lo más destacado, en textos y melodías, de la producción musical del canadiense. Para ello, en el primer programa, en el que salió al aire ayer (por cierto, las emisiones regulares de Radio Universidad no comenzarán hasta octubre; mi insistencia y la amabilidad de sus responsables permiten no obstante que se haga una excepción con Buscando leones en las nubes), he recogido algunos de los grandes clásicos de Leonard Cohen interpretados por él mismo. Os encontraréis así con auténticos himnos de la música popular de los últimos cuarenta años, emblemas poderosos de una época como Dance me to the end of love, I’m your man, Take this waltz, So long, Marianne, Chelsea Hotel o The tower of song, ese tipo de canciones que el público, arrobado, corea en los conciertos. En las ediciones venideras escucharéis bastantes otras piezas de la destacada discografía de Leonard Cohen, tanto en su propia voz como en versiones, todas excelentes, de otros intérpretes.

Para presentar la compleja traducción de sus, a veces, difíciles letras he elegido las versiones de Alberto Manzano, un gran conocedor de la obra de Cohen. Todas las de esta primera emisión han sido entresacadas del imprescindible libro Un acorde secreto, publicado por la editorial Celeste en 1996 (imagino que, dado el insensato sistema de publicaciones que guía nuestro mercado editorial, es bastante probable que su búsqueda en las librerías resulte infructuosa, a pesar de los escasos trece años transcurridos).

Un acorde secreto incluye en su portada, previo al título principal, otro lema, muy revelador: Leonard Cohen. Canciones y poemas. Y es revelador ese dualismo que se recoge en el antetítulo porque Leonard Cohen, aunque los años hayan limitado sus registros, no es sólo el cantante de voz profunda y seductora que todo el mundo conoce, sino un extraordinario, aunque a veces oscuro, poeta. Un poeta que empezó a publicar versos en 1956, once años antes de que se decidiera a poner música a sus versos y grabara su primer álbum, el magnífico Songs of Leonard Cohen. Las dos vertientes de su personalidad artística, por otro lado no tan disímiles, no tan alejadas entre sí, se recogen en esta completa antología que os recomiendo vivamente y que reúne lo esencial de su obra publicada hasta la fecha de la presentación del libro, es decir, nueve volúmenes de poesía, diez discos y dos novelas que obviamente no se incluyen en él. En total, en Un acorde secreto se ofrecen al lector más de doscientos cincuenta poemas y canciones, en su versión inglesa original y en su correspondiente traducción al castellano, llevada a cabo ésta, como acabo de señalar, por el ubicuo Alberto Manzano, uno de los mayores especialistas españoles en la obra de Leonard Cohen. Sólo quedan fuera, por razones evidentes relativas al hecho de que el libro vio la luz, como os decía, en 1996, las letras de sus dos últimos discos de estudio, Ten new songs, de 2001 y Dear Heather, de 2004. Pero de estas dos postreras colecciones de canciones y de la poesía no cantada de Leonard Cohen ya hablaremos en programas posteriores.

Os dejo cuatro vídeos (no quiero abusar; hay, además, que reservar algunos para las próximas entregas) de otras tantas actuaciones del cantante. Lover, lover, lover, Avalanche, The future, y The partisan son cuatro de sus mejores composiciones que, sin embargo, no sonarán en ninguno de los programas de este septiembre (he debido seleccionar… ¡¡son tantas las canciones que me gustan!!). Lover, lover, lover aparece en un añejo programa de la RAI, en 1975. Avalanche está registrada en San Sebastián a finales de los ochenta, The future en una televisión inglesa casi diez años después, y The partisan, una pieza que él no escribió, en una interpretación en Estocolmo de hace sólo unos meses (la grabación es de una muy menguada calidad, pero, pese a todo, la belleza de la canción nos permite disfrutar), de modo que la serie muestra el progresivo y muy evidente deterioro físico del hombre y la sin embargo inalterada magia del artista.




Leonard Cohen. Algunos 'clásicos' desde la torre de la canción

3 comentarios:

borraeso dijo...

Hace ya algunos días que me ronda Suzanne en la cabeza... diría que casi la única canción que conozco de Cohen.

Feliz casualidad descubrir esta entrada. Entro, me siento, leo y escucho...

Saludos!

Alberto San Segundo dijo...

Gracias, Borraeso, por tu participación (y también Isabel, por un comentario anterior). Bienvenidas las dos a Buscando leones en las nubes. Espero que a partir de ahora os convirtáis en seguidoras habituales y logréis disfrutar de los programas. Un saludo.

Víctor Núñez dijo...

Me ha encantado este programa de verdad, enhorabuena! Apenas conocía algún tema de Cohen...

Saludos a todos!