sábado, 4 de octubre de 2008


LA HISTORIA DEL AMOR

Estoy empezando a aprender algunos aspectos técnicos del blog. A modo de prueba, he incorporado un programa de hace algunos años del que estoy especialmente satisfecho. Se trata de una emisión monográfica sobre La historia del amor, la novela de Nicole Krauss que publicó la editorial Salamandra. El programa es muy tierno y emotivo, con una música algo triste que refuerza el tono melancólico del texto. Podéis escucharlo entero aquí o descargároslo del enlace en el panel lateral. Espero que os guste. En fechas próximas, a medida que me familiarice con la 'técnica', iré ofreciendo otros programas...




La historia del amor

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues sí, una historia muy triste, tristísima,pero¿a quién no le hubiera gustado ser amada así?.
Conmovedora...ya no se ama así.
Gracias por contárnosla.Toca leerla.

Anónimo dijo...

Yo creo que sí se ama así.
Alberto, por favor, cualga el de Morrison y Joyce.

Saludos

Alberto San Segundo dijo...

Se ama, se ama así...
Escuchad el programa de Van Morrison y James Joyce... que cuelgo ahora a petición de la última y no tan anónima 'comentarista', siempre en busca de islas imposibles... ¿me equivoco?

Anónimo dijo...

Sí soy yo. En este post ya es evidente.
Ya la diosa Atenea nos ha alargado la noche de los lunes...
Bueno, gracias por atender mi petición.

ESCUCHADLO, ES PRECIOSO!!!!!!

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con la anónima que no lo es tanto. Escuchadlo.

Maria dijo...

Cada día vuelvo al ordenador con la esperanza de encontrar otra historia en que perderme por las nubes!Díos, cuánto tiempo te dedico desde que esto está en marcha!.Ya me han informado desde Santiago cómo grabarlos para escucharlos metidita en cama (ese placer será sublime:un relato y buena música bien sustituyen noches de pasión).
Mi catarro se está curando con Joyce y Morrison ¿se puede sentir a dos hombres con tanta emoción?.
He imaginado, he disfrutado, he vuelto a pasear por Dublín y sobre todo he podido escribir apasionadamente mientras escuchaba lo que nos ofrecías.
Una tarde maravillosa de sábado lluviosa, melancólica,íntima y repleta de sensaciones.
La voz,el texto, el órgano, el ritmo me lleva !qué quieres que te diga Alberto!.